¡¡Hasta mi abuela te hace una web!!

El mercado negro de las páginas web

Que alegría y que alboroto, quiero una web bonita y a vender como un loco 😉 Bueno, bueno, me voy a dejar de coñas porque quiero abrir los ojos a personas que la van a cagar en los próximos días y lo van a hacer porque van a invertir en su primera página web donde buscan al postor más barato, convirtiéndose en carne de cañón para depredadores y oportunistas sin escrúpulos que acechan como indios en el desfiladero.

El mercado negro de las páginas web es hoy en día una realidad latente donde se juega con la ilusión de muchas personas.

Los mercados y entornos han cambiado, la forma de vender ha cambiado, la forma de adquirir productos también ha cambiado. Hoy en día todo gira alrededor del cliente, la fuerte competencia, una oferta saturada ante una demanda menor y más cautelosa, hacen que las estrategias de las empresas tengan que adaptarse a nuevas tendencias, necesidades y, sobre todo, demostrar una ética profesional de órdago.

Lo que se potencia a través de este mercado negro en términos de producción web, es centrar el producto en el precio a través de un marketing directo agresivo donde se busca un prospecto que acceda a la oferta o promoción por la baja inversión que necesita el desarrollo de la página web.

La depreciación de precios en este sector es una evidencia por la competencia y no porque el producto presente un declive dentro de su ciclo de vida, hablamos que una página web es un producto que está en plena madurez donde el crecimiento de la demanda es lento, existen muchos competidores, hay un nivel bajo de publicidad del producto pero si un alto nivel de promociones para nuevas captaciones, en definitiva, es un mercado donde estamos muchos y cada uno intenta posicionarse dentro de este campo de batalla donde algunos no juegan limpio y degradan la profesión para los que realmente le ponen pasión y mucha profesionalidad.

Me parece muy caro el presupuesto

Oh! dios mío! este precio se escapa de mi presupuesto, pensaba que era más económico, pues hay gente que lo hace más barato…. jeje, es algo muy común en esta profesión. No quiero generalizar pero a nosotros en la agencia nos pasa, sobre todo, cuando vienen de vueltas, es decir, cuando el cliente ha querido experimentar la producción de su web con su amigo, tío, cuñado, hermano, su propia abuela, su madre, el amigo de un amigo y así sucesivamente para no invertir mucho dinero y tener su web. ¡¡ERROR!!

sorprendidos-presupuesto-web

Sí, ERROR y con mayúsculas. Si lo que quieres es una web/blog para experimentar un poco, escribir cuatro cosillas, subir algunas fotos y poco más, vale, te lo compro, ¡ahora! si lo que buscas es profesionalizar tu negocio, tu marca personal, tu tienda de artículos o tu blog entre otros, no malgastes tiempo intentando ahorrarte unos euros con experimentos, más que nada, porque al final tendrás que desistir y buscar a alguien profesional y te darás cuenta del tiempo que has invertido anteriormente, el dinero (que aunque menor), también tuviste que desembolsar.

El problema de que la web te la haga un conocido que tenga conocimientos pero no se dedique profesionalmente a ello, vendrá cuando solicites cambios, cuando tengas errores que solucionar, cuando quieras ampliar, cuando necesites mantener la web y otras muchas cosas que hay que tener en cuenta. El amigo, primo o conocido, tendrá su vida, su trabajo y sus preocupaciones, y que le llegues tú con nuevas modificaciones, mantenimientos y demás, no le sentará muy bien.

Eso desemboca en malestar y en una posible enemistad por lo acontecido, ya que no podrá atenderte con la rapidez y eficacia que estos trabajos merecen.

Venga doy el paso, ¡¡voy a buscar un profesional!!

Después de todo has dado el paso, y eso está bien, pero te enfrentas a otra nueva aventura porque verás que son cientos de agencias y freelancers los que ofrecen servicios web en internet, donde coexisten diversidad de precios y servicios. Te aconsejo que no bases tu decisión solamente en el precio, ten en cuenta que nadie vende duros a pesetas y luego vienen las sorpresas.

En nuestra agencia vemos como vienen clientes al borde de un ataque de nervios por la mala experiencia que han tenido y aunque tienen la disposición de darle la vuelta a la situación con un trabajo profesional y avalado por una empresa que le genere la suficiente confianza para llevarlo a cabo, la sorpresa viene cuando presentas una propuesta firme y acorde a sus necesidades.

Digo sorpresa, no porque saquemos payasos y un photocall para divertirnos, sorpresa la que el cliente se lleva cuando se le presenta un trabajo profesional y con garantías de tener una reputación en internet, buena presencia y sobre todo una web que realmente le ayude a monetizar su inversión.

 

 

Me explico. Si el cliente se siente defraudado por su anterior experiencia no es culpa de la nueva empresa asumir las decisiones que tomó en su primer intento de hacer una web. Es como cuando compras un artículo y con el paso del tiempo ya no funciona bien, presenta carencias y además no puedes reclamar porque compraste en una tienda donde los precios son muy baratos y no tienen una atención al cliente para solucionar tu problema.

Pero si inicias los trámites para comprar otro mejor en una tienda con mayor reputación, tu nuevo proveedor no va a asumir los agravios ocasionados con tu anterior compra porque no le compete y además tenías la certeza de que había otros proveedores que te ofrecían el mismo producto, mucho más fiable y con mejores garantías, eso sí, más caro 🙂

¿Qué es lo que te ofrecen los que basan sus estrategias solo en precio y captar clientes sin filtros?

  • Una web sencilla (suelen estandarizar el menú y no tendrás muchas opciones de modificarlo en una primera fase)
  • No tendrás un asesoramiento personalizado, suelen despachar proyectos sin involucrarse en ellos.
  • Muchos de los clientes que tienen en su portfolio, poseen diseños similares al tuyo.
  • Te dicen que la preparan para el posicionamiento en buscadores y lo que hacen es dar de alta la web en Google y meter unas cuantas palabras relacionadas con tu negocio.
  • Te cobran un mantenimiento mensual/anual y no te pasan informes detallados de esos trabajos.
  • Por el precio que te cobraron no esperes respuestas y soluciones rápidas, normalmente prefieren una comunicación por correo y pasas a la lista de espera.
  • Si llega el momento de romper relaciones no pondrán mucho interés por retenerte o puede ser que te pongan muchas trabas para que desistas y sigas pagando mantenimientos, hosting, dominio…

¿Qué es lo que te ofrecen los profesionales dedicados y con pasión por su trabajo?

  • Primero; conocer a fondo tu proyecto de negocio en internet, hacerte muchas preguntas para poder formar parte del proyecto y hacer un buen trabajo.
  • Asesoramiento y consultoría personalizada donde se desgranan todas las partes del proyecto y se ven las mejores opciones para llevarlo a cabo.
  • El desarrollo de la web no se basa en plantillas estandarizadas, se realizan sobre plantillas profesionales acordes al negocio o se programan desde cero.
  • La web se optimiza para que los buscadores hagan una buena indexación y en caso de estar interesados en posicionamiento web, se explica en qué consiste y si hay posibilidades de realizar un buen trabajo en ese área. Un profesional te dirá la verdad y no intentará coger un negocio que sabe que no va a funcionar en el tiempo, bien por saturación del mercado o por la fuerte inversión que tendría que hacer el cliente.
  • El mantenimiento de la web se pacta desde el principio, se presenta un documento con los trabajos que ser van a realizar y se pasan informes mensuales detallados. El cliente siempre sabe lo que se está haciendo y por qué se está haciendo.
  • Atención personalizada con el cliente vía telefónica, conexión remota, reuniones, email. Nunca tendrás la sensación de estar abandonado y tendrás un soporte profesional, de compromiso y eficaz.
  • Si el cliente quiere cambiar de proveedor se facilitarán todos los datos para que el cambio sea ágil y rápido sin poner trabas que dificulten este trabajo.
  • El profesional te dará formación sobre tu página web para que puedas autogestionar ciertos aspectos de la web y te dará soporte cada vez que lo necesites.

Conclusiones

Bueno ahora ya sabes o tienes una idea de cómo afrontar tu proyecto, luego no digas que no estás avisado. Solo piensa en tus prioridades y que una mala gestión inicial puede generarte problemas a la larga y dolores de cabeza. Piensa muy bien cómo quieres proyectar tu negocio y elige muy bien a tu proveedor, sobre todo que se involucre.

El precio es importante pero no es lo más importante, si alguien te ofrece un trabajo por muy poco dinero e incluso rebajarte presupuestos que tienes de otras agencias, se está declarando como alguien que solo le importa coger el negocio sin importarle mucho tu propuesta.

Hablamos desde nuestra propia experiencia y no de supuestos, nos da mucha pena ver a clientes que han venido a vernos porque les han estafado vilmente y han jugado con su ilusión y dinero.

En Enova trabajamos con personas comprometidas con sus proyectos, nos involucramos y caminamos juntos. Puedes contactar con nosotros sin compromiso.

¿Has pasado por alguna situación similar? Cuéntanos tu experiencia si te sientes identificado.

Jose Antonio Doctor

Consultor Marketing Digital – Marketing estratégico – SEO Manager

Escribir comentario